Aplicaciones de Android en Windows 11: ¿cómo de accesibles son?

Ha pasado ya un tiempo desde la llegada de Windows 11 al mercado. Este llegó con un objetivo muy claro: ofrecer una interfaz más atractiva y adecuada para dispositivos móviles, como las tablets y convertibles, un sector en el que Microsoft está invirtiendo bastantes esfuerzos para hacerse un hueco entre los asequibles productos con Android y los consolidados iPad de la manzana. Una de las características más interesantes es la posibilidad de ejecutar aplicaciones desarrolladas para Android dentro del propio Windows. Así, pretenden ofrecer un amplio catálogo de aplicaciones y servicios que ya tiene la competencia, un lastre que han tenido desde las primeras incursiones de Windows Phone 7 y que no les ha permitido hacer frente a los dos gigantes de la movilidad.

Pero, ¿qué podemos esperar de la accesibilidad en estas aplicaciones Android? En este artículo intentaremos responder a esta pregunta. ¿Podrán ser una alternativa real a las aplicaciones desarrolladas directamente para Windows??

¿Cómo puedo instalar las aplicaciones de Android?

Esta es la primera pregunta que se hace cualquiera cuando se entera de esta posibilidad. Windows 11 puede utilizar un subsistema de Android mediante virtualización sobre el que se instalarán estas aplicaciones. Para ello, cuenta con Amazon como inestimable aliado, ya que esta empresa ha puesto su app store al servicio de Microsoft para ofrecer un catálogo bastante amplio. Es la misma que podemos encontrar en los dispositivos Android de Amazon, como las tabletas Kindle Fire.
Aquí puedes encontrar unas instrucciones detalladas para habilitar el subsistema Android (se abre en una ventana nueva). En general, si tu dispositivo cumple con los requisitos, no es complicado. Sólo hay que seguir los pasos y esperar a que el sistema operativo se configure adecuadamente. Una vez hecho esto, podremos empezar a instalar las aplicaciones que queramos.
Como nota de mi experiencia, la carga de las aplicaciones es bastante lenta la primera vez que utilizamos el subsistema en cada sesión de trabajo. Sin embargo, una vez ya está arrancado, es bastante ágil abrirlas y cerrarlas. Todo hay que decirlo, las pruebas las he realizado con un portátil con un I7, 32 GB de memoria RAM y almacenamiento SSD.

Lector de pantalla integrado

Seguro que te estarás preguntando si tu lector de pantalla favorito, Jaws, NVDA o el Narrador, es compatible con este subsistema Android. Pues bien, ninguno de los tres lo es. ¿Entonces no son accesibles las aplicaciones Android en Windows 11? No tan rápido.
La solución que ha ofrecido Microsoft en este aspecto es un lector de pantalla integrado en el propio subsistema Android. Básicamente, es como si estuviéramos utilizando TalkBack dentro de un dispositivo con Android. La voz que ofrece este lector por defecto es la misma que tiene el lector VoiceView en los dispositivos Fire de Amazon.
Al iniciar el subsistema, si tenemos esta tecnología de asistencia activada en Windows, aparecerá un diálogo que nos explicará estos detalles, y cómo podemos activar el lector o desactivarlo.
Por supuesto, el lector de pantalla integrado cuenta con su propio catálogo de comandos para poder navegar más fácilmente por la interfaz de las aplicaciones. Aquí podéis encontrar un listado con todos los comandos (se abre en una ventana nueva) que podemos utilizar.

¿Y qué hay de las demás opciones de accesibilidad?

Por defecto, Windows aplicará la mayoría de las características de accesibilidad que tengamos configuradas en el sistema en las aplicaciones Android. Esto incluye el tamaño del texto, subtítulos, tema oscuro y filtros de color, entre otros. Así, se ofrece una experiencia más fluida entre los diferentes tipos de aplicaciones que podemos encontrar.

Aplicaciones Android, ¿sustituto o complemento?

¿Va Microsoft a dejar de dar soporte a sus propias API de desarrollo para crear aplicaciones para su sistema y centrarse en dar soporte a las aplicaciones Android? En pocas palabras, no lo creo. Si bien puede ser interesante este soporte para cubrir algunas necesidades y facilitar a los desarrolladores la entrada en su plataforma, lo cierto es que las aplicaciones Android para Windows cuentan con dos desventajas principales.
Por un lado, los requisitos son elevados. 8 GB de memoria RAM, un procesador más o menos exigente,  y almacenamiento SSD no es precisamente algo asequible, no al menos al nivel de las tablets que podemos encontrar por poco más de 200 €. Por otra parte, las aplicaciones Android no suelen estar excesivamente pensadas para usarlas con los métodos de entrada propios de un ordenador. Si bien el uso con pantalla táctil es más natural en ellas, el lector de pantalla integrado, por ejemplo, sólo puede utilizarse mediante el teclado. Y si las apps no están pensadas para soportar la plétora de atajos de teclado que pueden utilizarse en un PC, la productividad puede resentirse bastante.
Sí que parece una opción interesante para introducir pequeñas apps de naturaleza social o juegos poco exigentes. Quizá aquí es donde mayor puede ser el nicho, ya que un sólo desarrollo puede abarcar dos plataformas tan enormes como Android y Windows, cada una en su ámbito. Aun así, opciones de desarrollo multiplataforma como Unity, Flutter o React Native parecen cubrir ya este frente. No obstante, en mi opinión, no deja de ser otro paso más de Microsoft en busca de la tan ansiada convergencia entre dispositivos y, tal vez, su vuelta al mercado de los smartphones.

Publicado

en

, ,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *