Control por gestos del Apple Watch

El Apple Watch es un producto complementario enfocado a los usuarios de iPhone que cada vez cuenta con más funcionalidades y utilidades. Llevo usándolo un par de años y, aunque he de admitir que no es un accesorio indispensable para mi día a día, ya que mis costumbres no hacen que explote sus posibilidades al máximo, sí que lo considero un elemento muy cómodo para reaccionar a diferentes situaciones de manera ágil, especialmente cuando estoy en la calle.

Como ya comentamos en su momento y no podía ser de otra manera, la compañía de la manzana incorpora muchas opciones de accesibilidad en este dispositivo, incluido VoiceOver. Podemos usar gestos familiares de iOS en la pequeña pantalla del reloj para controlarlo. Sin embargo, en las últimas versiones, Apple también incluyó el control por gestos. Este modo de uso está pensado para liberar la mano opuesta de la tarea de manejar el dispositivo. Y tan útil resulta, que los últimos datos apuntan a que la compañía planea lanzar esta característica como una funcionalidad al margen de VoiceOver, brindándola así a todos sus usuarios. Echemos un vistazo a su forma de empleo.

Lo primero que debemos hacer es entrar en la aplicación Watch de nuestro dispositivo iOS. Allí nos dirigiremos a los ajustes de accesibilidad, al apartado de VoiceOver. En esta pantalla, encontraremos el control por gestos al final de la lista de configuraciones.

Al entrar, encontraremos un interruptor que nos permite habilitar o deshabilitar esta funcionalidad, un botón que nos permite consultar más información acerca de los gestos y varios controles que nos permiten personalizar las acciones asociadas a cada gesto. Básicamente, contamos con dos gestos:

Cerrar el puño
Pellizcar (juntar las yemas del dedo índice y pulgar)

Por defecto, los gestos de pellizco simple y doble sirven para ir al elemento siguiente o anterior, respectivamente. Por su parte, el cierre del puño simple activa el elemento enfocado, mientras que el cierre doble emula la pulsación de la corona digital.

Para empezar a utilizar el control por gestos, debemos realizar el gesto de activación con la pantalla del reloj encendida. Por defecto, este gesto es el doble cierre del puño. Escucharemos un efecto de sonido característico que nos indicará que el control ha sido activado con éxito. A partir de ese momento y hasta que la pantalla se apague, podremos utilizar los gestos que hayamos configurado para controlar el Apple Watch.

En mi experiencia, el resultado ha sido bastante satisfactorio. Si bien es verdad que el gesto de pellizcar requiere que se ejecute con cierta fuerza, lo que puede acabar cansando.

¿Conocíais esta posibilidad? ¿Qué os ha parecido? ¡Dejadlo en los comentarios!


Publicado

en

,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *