Nuestra boda a ciegas #3 – La luna de miel

Organizar una boda es una labor bastante dura. Durante meses, acumulamos cansancio y estrés. Y, aunque el gran día salga a pedir de boca, el agotamiento cae como una losa sobre nosotros. Por eso, es importante disfrutar de unos días a solas con nuestra media naranja en algún sitio idílico, donde las preocupaciones del día a día queden lejos.

Sin embargo, esta es quizás la cuestión que más respeto nos pueda dar. Ir a un lugar lejano que no conocemos de nada sin personas de confianza a nuestro alrededor, esas que siempre están ahí para echarnos una mano… ¿Es posible? Os aseguramos que sí. Sólo tenemos que prepararnos bien y disfrutar de la gentileza de gente como la que conocimos en nuestro viaje a la Riviera Maya en México. ¡Os contamos nuestra experiencia y os damos algunos consejos! ¡No dudéis en animaros!


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *