Pokemon Access: ¡Hazte con todos! (a ciegas)

Bienvenidos una vez más al blog. Hay nombres que traspasan las fronteras del espacio y del tiempo. La fama llega hasta tal punto que, aunque no estemos interesados en un tema, seguro que hemos oído hablar de él alguna vez. Es el caso de Pokemon, la franquicia de Nintendo que lleva triunfando desde finales de los 90.

No lo oculto. Una de las cosas que más echo de menos al no ver son los videojuegos. Antes era bastante asiduo a ellos. Y esta era una de las sagas que más horas de mi tiempo han consumido. Desde mi primer Pokemon Azul, pasando por Oro hasta llegar a Zafiro. Son juegos entretenidos, aptos para todos los públicos y, lo que más me gustaba, una forma de compartir el tiempo con mi hermano y mis amigos.

No me lo podía creer cuando, hace un par de meses, encontré esta iniciativa: Pokemon Access. Una forma de jugar a estos juegos sin ver. Desde entonces, les he echado unas cuantas horas. Aquí os dejo mis impresiones, para quien quiera rejugarlo como yo o, simplemente, probar por primera vez la experiencia.

Una saga apta para la accesibilidad

Pokemon es un juego bastante indicado para ser accesible a personas ciegas debido a dos factores. El primero es la vista cenital. La cámara siempre enfoca desde arriba al personaje y nosotros nos desplazamos en cualquiera de los puntos cardinales. Así, si disponemos de un script que nos diga dónde están los objetos, personajes, entradas y salidas del mapa… como hace esta iniciativa, podemos movernos con más o menos soltura.

El segundo factor es el sistema de juego. Pokemon es un RPG por turnos que consiste en seleccionar las acciones desde un menú, así que toda la mecánica puede ser transmitida por el lector de pantalla sin mayor dificultad.

¿Quiere decir esto que versiones más modernas, en las que la vista de la cámara cambia, no pueden ser accesibles? Ni mucho menos. Creo que hay alternativas que pueden ser exploradas, como ya vimos en el artículo sobre The Last of Us 2. Es cuestión de ingenio.

¿Cómo podemos jugar?

Para jugar no necesitamos más que el emulador de Game Boy Advanced, Visual Boy Advanced, las roms de los juegos y el script de Pokemon Access. Este lo podemos descargar directamente de su repositorio de GitHub, que encontraréis al final del artículo. Una vez abrimos el emulador, cargamos la rom del juego de Pokemon que queramos jugar. Después, desde el menú de herramientas, abrimos una ventana de LUA script y cargamos el script de Pokemon Access. Lo ejecutamos y… ¡voilá! Nuestro lector de pantalla empezará a escupir los textos del juego.

Por el momento, las únicas roms compatibles con el script son las de primera y segunda generación. Estas son: Pokemon Rojo, Azul, Amarillo, Oro, Plata y Cristal. Aunque siguiendo el mismo método no creo que sea difícil conseguir también las de tercera generación, es cierto que a medida que se avanza se incorporan mecánicas nuevas que tendrán que ser hechas accesibles de alguna forma.

El funcionamiento del script está descrito en la documentación del mismo. Pero, básicamente, lo que hacemos es enfocar un objeto del mapa con las teclas J, K y L, y trazar un camino hasta ellos con la letra P. Después no hay más que seguir las instrucciones que nos da el lector de pantalla.

Lo bueno… y lo malo

Gracias a la edad y a tener una vasta cantidad de información en internet, he conseguido revivir la experiencia de mi niñez de forma bastante satisfactoria, incluso encontrando más atractivo en algunos aspectos que antes no apreciaba tanto. He conseguido la mitad de las medallas y tengo un buen equipo Pokemon en la versión Amarilla. Ahora he empezado también Cristal, de momento bastante satisfactorio.

Sin embargo, he encontrado algunos inconvenientes. El primero, y más directo, es que hay algunas zonas del juego que presentan ciertos elementos que modifican la forma de moverse. Estos se activan sólo con pisarlos y, por lo que he visto hasta el momento, el script no es capaz de detectarlos o ayudarnos con ellos de alguna forma (al menos en la primera generación).

Por otra parte, hay algo de la experiencia que se pierde. Pokemon tiene un alto componente artístico en sus diseños. Sin poder ver los prites de los pokemon, acabamos jugando a una consola de comandos que hace ruiditos. Sigue siendo bastante entretenido, pero queda ahí una laguna profunda que sentiremos todos aquellos que hayamos podido jugar en su día.

Además, ese sentimiento de compartir experiencias, desafíos y rivalidades con los amigos también se ha esfumado en mi caso. No tengo apenas nadie con quien compartirlo y, al estar emulado, tampoco puedo salir por ahí con mi Game Boy a intercambiar pokemon o buscar pelea.

Y… aun así… ¡qué subidón! Muchas gracias a la gente que ha hecho esto posible. 

Repositorio de Pokemon Access (se abre en una ventana nueva)


Publicado

en

,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *